top of page

Barcelona, España - EP03

Bienvenido/a a Español con Sheila 

Episodio número 03

Este podcast va dedicado a todas aquellas personas que están aprendiendo español, conocen el vocabulario pero necesitan familiarizarse con la dicción. Conseguirás normalizar el idioma, y podrás introducirlo en tu día a día hasta que el español sea un reflejo para ti.

Tienes disponible la transcripción de cada episodio en mi página web spanishwithsheila.com/transcripts, para que no te pierdas ni una palabra. 

En el episodio de hoy voy a hablar sobre Barcelona, una hermosa ciudad ubicada en España, en la región conocida como Cataluña. A lo largo de los años, ha experimentado muchos cambios y ha sido testigo de eventos emocionantes que han dado forma a su historia. Vamos a viajar juntos en el tiempo y explorar la fascinante historia de Barcelona.

Hace muchos, muchos años, mucho antes de que existiera Barcelona, esta tierra estaba habitada por personas llamadas iberos y romanos. Los romanos fundaron una ciudad llamada Barcino en el año 15 a.C. Puedes imaginar que en ese momento no era una gran ciudad, sino más bien un pequeño asentamiento amurallado. A medida que pasaba el tiempo, los romanos construyeron edificios, calles y otros lugares importantes en Barcino.

Después de los romanos, vinieron otras personas que gobernaron la ciudad, como los visigodos y los musulmanes. Pero fue en el siglo IX cuando los condes de Barcelona empezaron a tomar el control de la ciudad. Uno de los condes más famosos fue el conde Guifré el Pelós, quien luchó contra otros reinos para proteger Barcelona.

En el siglo XII, Barcelona creció rápidamente y se convirtió en una de las ciudades más importantes del Mediterráneo. Durante este tiempo, los comerciantes y navegantes venían de todas partes del mundo para hacer negocios en Barcelona. La ciudad se llenó de mercados, talleres y gremios, donde las personas trabajaban y comerciaban con diferentes productos.

En el siglo XIII, Barcelona se convirtió en un reino independiente y eligió a su propio rey, Jaume I. Fue un momento emocionante para la ciudad, ya que empezó a expandirse y a construir hermosos edificios. Una de las estructuras más famosas que se construyeron durante este tiempo fue la catedral de Barcelona, conocida como la Catedral de Santa Eulalia.

Durante los siglos siguientes, Barcelona siguió creciendo y prosperando. Sin embargo, hubo momentos difíciles también. En el siglo XV, la ciudad fue afectada por la peste y la hambruna, lo que causó la disminución de la población y la pérdida de riqueza. Pero Barcelona nunca se rindió y continuó luchando.

En los siglos XVIII y XIX, Barcelona vivió una época de cambios y transformaciones. Durante la Revolución Industrial, la ciudad experimentó un gran crecimiento y se convirtió en un importante centro industrial. Las fábricas se establecieron y la gente empezó a trabajar en ellas. Barcelona se convirtió en una ciudad moderna con nuevas tecnologías y avances.

A finales del siglo XIX, Barcelona se convirtió en un lugar de gran efervescencia cultural. Artistas, escritores y arquitectos de renombre dejaron su huella en la ciudad. Uno de los arquitectos más famosos fue Antoni Gaudí, cuyas obras, como la Sagrada Familia y el Parque Güell, son visitadas por personas de todo el mundo hasta el día de hoy.

Durante el siglo XX, Barcelona enfrentó desafíos y cambios significativos. En la década de 1930, durante la Guerra Civil Española, la ciudad fue bombardeada y sufrió daños terribles. Sin embargo, después de la guerra, se reconstruyó y volvió a brillar con su cultura y su vitalidad.

En los últimos años, Barcelona se ha convertido en una ciudad moderna y vibrante. Es conocida por su arquitectura única, sus hermosas playas y su famoso equipo de fútbol, el FC Barcelona. La ciudad también ha sido sede de eventos internacionales importantes, como los Juegos Olímpicos de 1992 y el Mobile World Congress.

Hoy en día, Barcelona sigue siendo un lugar especial, lleno de historia y diversidad cultural. Sus calles están llenas de vida, sus edificios son impresionantes y sus habitantes son acogedores y amables. Es un lugar mágico para explorar y descubrir.

La cultura de Barcelona es rica y diversa, fusionando influencias de diferentes épocas y civilizaciones. Una de las manifestaciones culturales más destacadas de la ciudad es la arquitectura. Barcelona es famosa por sus edificios modernistas, diseñados por el reconocido arquitecto Antoni Gaudí. La Sagrada Familia, el Parque Güell y la Casa Batlló son ejemplos impresionantes de su estilo único y extravagante.

La música también ocupa un lugar importante en la cultura de Barcelona. La ciudad cuenta con una gran tradición musical, desde la música clásica hasta el flamenco y la música pop. Cada año, se celebran numerosos festivales y conciertos en la ciudad, atrayendo a artistas y amantes de la música de todo el mundo.

El arte es otra parte integral de la cultura barcelonesa. El Museo Picasso alberga una extensa colección de obras del famoso pintor Pablo Picasso, quien pasó parte de su juventud en Barcelona. Además, la ciudad cuenta con una vibrante escena artística, con numerosas galerías y exposiciones que exhiben el trabajo de artistas locales e internacionales.

La tradición y las festividades también son fundamentales en la cultura de Barcelona. Una de las celebraciones más emblemáticas es La Mercè, que tiene lugar en septiembre. Durante esta festividad, la ciudad se llena de música, danzas tradicionales y fuegos artificiales. Otra festividad importante es Sant Jordi, donde las calles se llenan de libros y rosas en honor al patrón de Cataluña. La tradición cuenta que las mujeres reciben rosas de sus amados, y ellos reciben libros de sus amadas, pero con el paso del tiempo cada uno ha adaptado la tradición a su gusto.

La comida es una parte central de la cultura catalana y Barcelona ofrece una amplia variedad de platos sabrosos y únicos. La cocina catalana se caracteriza por el uso de ingredientes frescos y de temporada, y combina influencias mediterráneas con toques tradicionales.

Uno de los platos más famosos de Barcelona es la paella. Este delicioso arroz mezclado con mariscos, pollo y verduras es una delicia para el paladar. Otro plato típico es el suquet de peix, un guiso de pescado con una salsa rica y sabrosa. También se debe probar la escalivada, una deliciosa mezcla de verduras asadas, y la butifarra, una sabrosa salchicha catalana.

Barcelona es conocida por sus mercados vibrantes y coloridos, donde se puede encontrar una amplia selección de productos frescos. El Mercado de la Boquería es uno de los más famosos y ofrece una variedad de frutas, verduras, pescados y carnes. Es un lugar ideal para probar tapas, pequeñas porciones de diferentes platos, como las patatas bravas (patatas fritas con salsa picante) y las croquetas (bolitas fritas con rellenos de carne, pescado, queso o vegetales).

En cuanto a los postres, Barcelona no decepciona. La famosa crema catalana es similar a la crema brulée y es una delicia dulce con una capa crujiente de caramelo quemado. También se pueden encontrar deliciosos helados y pasteles tradicionales como la panellets.

Además de su deliciosa comida, Barcelona es famosa por sus cafés y chocolaterías. No puedes dejar de probar una taza de chocolate caliente espeso y un croissant recién horneado en alguna de las cafeterías emblemáticas de la ciudad.

La cultura y la gastronomía de Barcelona se entrelazan para crear una experiencia única. Es una ciudad que celebra sus tradiciones y se enorgullece de su herencia culinaria. Ya sea paseando por las coloridas calles, visitando los mercados o disfrutando de una cena en un restaurante local, Barcelona te cautiva con su rica cultura y su exquisita comida.

¡Espero que hayas disfrutado de este viaje a través de la historia de Barcelona! 

Recuerda que tienes la transcripción del episodio en mi página web spanishwithsheila.com/transcripts 

Si te gustan los episodios, y crees que pueden ayudar a un compañero, amigo o familiar siéntete libre de compartirlo con ellos. 

 

 Nos vemos en el próximo episodio. 

bottom of page